CUIDADO DE LA PIEL INFANTIL

 

AEDV (Academia Española de  Dermatología y Venereología), marca como las enfermedades más frecuentes de la piel en la etapa pediátrica la dermatitis atópica y los moluscos contagiosos.

 

LA DERMATITIS ATÓPICAS 

Estás enfermedades dermatológicas necesitan de una buena hidratación después de los baños y duchas con productos específicas diseñados especialmente para los niños que las padecen.

Además si es posible los productos que traten estas causas no pueden llevar agentes irritantes, ni perfumes, colorantes, conservantes y sería conveniente que tengan glicerina, urea o manteca de Karité.

Se recomienda también que no se utilicen prendas sintéticas o lanas, previniendo de esta manera picores y pudiendo sustituirla por ropa de algodón.

Normalmente el tratamiento es con corticoides, o bien por cremas o en casos más graves se administran por forma oral.

 

LOS MOLUSCOS CONTAGIOSOS

Infección vírica, relacionada en ocasiones con pieles atópicas, ya que se produce una pérdida de las defensas.

El tratamiento es muy similar, incluye una hidratación después del aseo del cuerpo y tratamiento médico.

Utilizando productos específicos con los ácidos KOH que se utilizan en casa y la realización de curetájes en el hospital.

Debemos utilizar productos con máxima fotoprotección para las pieles sensibles como esta, que padecen los niños.

CUIDADOS PARA EL NIÑO CON CÁNCER

Para tratar a estos niños,  que están sometidos a sesiones de radioterapia se deben lavar con agua tibia, jabones y geles de baño neutros y nunca restregando las zonas de pies tratadas.

Tampoco debemos exponerles al sol, tanto como recibir calor.

Desaconsejamos utilizar colonias, alcohol, aguas oxigenadas, betadines, cremas o lociones para curar la zona a tratar.

 Tampoco se aconseja colocar tiritas  no apósitos de ningún tipo.

Se aconseja que una vez finalizado el tratamiento y superada la enfermedad, debemos esperar para la exposición al sol del niño, al menos un año.

Una vez superado este periodo de tiempo, debemos utilizar cremas de farmacias, de protección 50 como mínimo. O bien pantalla total.

En las farmacias, podrá encontrar gran variedad de productos de protección solar de cualquier tipo.

Además de un asesoramiento personalizado, siempre por un especialista.